09/02/2020

El riego

INSTALACIÓN EL RIEGO 

es imprescindible la instalación de un sistema de riego automático es algo que deberíamos meditar seriamente al diseñar nuestro jardín. aunque se trate de un jardín de pequeño tamaño.el riego automático, debe ser una tarea a realizar al tiempo que diseñamos nuestro jardín. nunca debe dejarse para después. aun en los menos sofisticados deberemos instalar tubos, conducciones de agua, aspersores, etc., y debemos tener claro por donde irán de forma que resulten lo menos visibles.

RIEGO POR ASPERSIÓN:

se trata de otra de las grandes modalidades de riego en nuestros jardines. la idea del riego por aspersión es utilizar aspersores, pulverizadores, para crear una fina lluvia de gotas pulverizadas que caigan sobre la superficie a regar. se trata quizá del riego que más se parece a la lluvia natural. el sistema de riego por aspersión presenta algunos inconvenientes. el primero es que se necesita una cierta presión de agua para que resulte eficaz, esto implica que igual necesitamos recurrir a bombas de agua aunque utilicemos agua de la red general. otro problema es que el riego se verá muy afectado por el viento: si éste es fuerte arrastrará las gotas de agua impidiendo regar adecuadamente precisamente cuando más se necesita. finalmente se debe considerar el factor económico. el riego por aspersión no es de los que más agua consume, pero tampoco es de los más ahorrativos. en caso de escasez, convendría recurrir a sistemas por goteo.

RIEGO POR GOTEO:

el riego por goteo, es una solución muy adecuada que aúna la automatización con el ahorro de agua. el principio de funcionamiento es sencillo: el agua se extrae de un depósito mediante una bomba de agua, o sin necesidad de bomba si ésta se extrae directamente de la red de agua corriente, y se distribuye luego mediante conducciones adecuadas por todo el jardín, llegando gota a gota a la tierra en los puntos donde se necesita. es decir, allí donde hay plantas. si lo combinamos además con un temporizador logramos maximizar el ahorro: se mantiene la humedad únicamente donde se necesita, en las raíces de las diferentes plantas. el ahorro en agua puede llegar hasta al 60%.